Por Manuel Laespada 🕓 Lectura 4 min

El regreso a la práctica deportiva, ya sea si eres un deportista federado o un deportista amateur, es uno de los puntos más importantes dentro del proceso de recuperación de una lesión. Generalmente, hacemos mucho hincapié en el tratamiento de las fases agudas de la lesión pero una vez solventado el problema nos surgen cuestiones del tipo: ¿Cuándo puedo empezar a entrenar con el grupo? o ¿Podré jugar el fin de semana?. Todas estas son cuestiones dentro de la normalidad, puesto que nos estamos saltando una fase crucial dentro del proceso de recuperación.

El Return to Play (RTP) es aquel proceso de vuelta a la práctica deportiva que debe existir tras el tratamiento médico y previo a la competición en el que se preparará al deportista tanto física como psicológicamente para la vuelta a la misma, multiplicando su probabilidad de éxito así como reduciendo las recaídas.

Pasos a seguir para volver a entrenar después de una lesión

Tras haber sufrido una lesión es muy importante seguir unas pautas para retomar los entrenamientos. En Traumadepor contamos con los mejores especialistas para volver a practicar la actividad física tras haber sufrido una lesión, quienes aseguran que la readaptación a la práctica deportiva se llevará a cabo de forma segura y siguiendo los parámetros adecuados. Es muy fácil sentir ansiedad por volver a competir o practicar deporte, pero la mejor decisión es ponerse en manos de un profesional de la Readaptación Deportiva que nos prepare adecuadamente tanto a nivel físico como psicológico. Estos serían los pasos recomendados a la hora de volver a entrenar después de haber sufrido una lesión:

  1. Desde Traumadepor, diseñaremos un plan de entrenamientos individualizado y personalizado por si anteriormente no se hacían de forma adecuada o porque no se adoptaban las posturas correctas.
  2. Es muy importante que calentemos bien antes de comenzar a entrenar, y seguir siempre unas rutinas de trabajo.
  3. Otro aspecto importante es el periodo de adaptación que necesitaremos. No es lo mismo una lesión que ha durado una semana que otra que ha durado un mes.
  4. El ritmo o la carga de entrenamientos se hará siempre de forma progresiva y sin forzar el cuerpo. Es muy importante que vayamos probando cómo responde la zona donde se ha producido la lesión.
  5. Ya sea una lesión de tipo osteoarticular o muscular, se recomienda hacer un masaje de descarga tras la sesión de entrenamiento. Esto minimizará en cierta medida el riesgo de sufrir otra lesión.

Si has sufrido una lesión deportiva y quieres ponerte en manos de un profesional de la Readaptación Deportiva y los mejores fisioterapeutas, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.