Por Iván Pinto 🕓 Lectura 3 min

La rodilla del corredor o el síndrome de la cintilla iliotibial es una de las dolencias más comunes para los deportistas que practican running, llegando a afectar en torno al 7% y 14% de los corredores. En menor medida, es una lesión que afecta también a los que practican deportes como ciclismo, hockey,  remo, natación, senderismo y baloncesto. Es una lesión causada por la inflamación de la porción distal de la cintilla ilitibial a consecuencia del roce repetitivo de ésta con el epicondilo lateral del femur, lo que se traduce generalmente en un dolor punzante dolor en la cara lateral de la rodilla, en la cadera o el muslo.

Factores de riesgo

Existen varios factores de riesgo a la hora de sufrir la dolencia Marcos Mesa Sam Wordley conocida como la rodilla del corredor. Algunos de éstos pueden ser:

-Falta de elasticidad en la cintilla iliotibial.
-Debilidad de la musculatura flexora-extensora de la rodilla y abductora de la cadera junto con una carga de entrenamiento elevado.
– Hacer un calentamiento y estiramiento insuficientes.
-Usar calzado no adecuado.
-Apoyar excesivamente el talón, lo que puede provocar una extensión excesiva de la rodilla, afectando así a la amortiguación.

Tratamiento fisioterápico

El diagnóstico de la lesión y el estado en el que se encuentra en el momento actual (fase aguda, subaguda o crónica) es de vital
importancia para la elección de un tratamiento adecuado, por lo que contar con el apoyo de un equipo multidisciplinar es clave.

El objetivo principal en el ámbito fisioterápico irá enfocado principalmente a:
-Reducir el componente inflamatorio.
-Reducir el dolor.
-Recuperar el normal funcionamiento de la musculatura.
-Prevenir la aparición de nuevas lesiones.

La aplicación de hielo local en fase aguda, técnicas manuales (osteopatía, masoterapia, etc) y el uso de nuevas tecnologías (HumanTecar HRC o EPI®) será nuestro tratamiento de elección para tratar este tipo de lesiones tan frecuentes en los deportistas.