Por Ana Santonja 🕓 Lectura 3 min

Un estudio reciente publicado en la revista Musculoskeletal care define el dolor musculoesquelético crónico (DMC) como el dolor continuo que se siente en los huesos, articulaciones y tejidos del cuerpo que persiste durante más de 3 meses. Para estas afecciones, se acepta ampliamente que las patologías secundarias o las consecuencias del dolor persistente, incluido el miedo al movimiento, la catastrofización del dolor, la ansiedad y la sensibilización del sistema nervioso, parecen ser los principales contribuyentes al dolor y la discapacidad.

Si bien el ejercicio es una modalidad de tratamiento primaria para el DMC, la intención a menudo es mejorar la función física con menos atención a las patologías secundarias. Existe un consenso para el ejercicio individualizado y supervisado basado en la presentación del paciente, los objetivos y las preferencias que se perciben como seguros y no amenazantes para evitar fomentar asociaciones inútiles entre la actividad física y el dolor. El peso de la evidencia que respalda el ejercicio para el DMC ha sido proporcionado por los estudios de ejercicios aeróbicos y de resistencia.

Por lo tanto, MUÉVETE. El ejercicio controlado y supervisado por un profesional sanitario acelerará tu recuperación. Atento a este dato, te resultará interesante: El colágeno es una proteína cuya función es mantener unidas las diferentes estructuras del organismo. Es la molécula proteica más abundante en los vertebrados y se calcula que una de cada cuatro proteínas del cuerpo es colágeno.

Pero ¿Qué sucede con el colágeno cuando no nos movemos? La inactividad disminuye la síntesis de colágeno. Este resultado ilustra por qué la actividad incluso en presencia de lesiones que cursan con dolor , como las tendinopatías, es mejor para la regeneración de tejido tendinoso. Los fisioterapeutas de Traumadepor le guiarán en la realización de un protocolo personalizado de ejercicios que ayudará a la correcta alineación de las fibras de colágeno.

El ejercicio es la piedra angular en el proceso de rehabilitación y en la mejora del dolor.»Créeme, la recompensa no es tan grande sin la lucha».
Wilma Rudolph